Ilustracion-pipasdegirasol-toonme-1080x691px

Mi historia

Me crié en Tossa de Mar, un pueblo pequeño de la Costa Brava. Rodeado de mar y montañas, de miles de tonos azules y verdes. Mi familia me transmitió el amor y el respeto por todo lo que nos rodea y me enseñó a disfrutar de las cosas más sencillas de la vida. Mis orígenes me hicieron ser una niña alegre, sensible y soñadora. 

Empecé a dibujar el día que pude sostener un lápiz en mi mano, era tan pequeña que soy incapaz de recordarlo. Solo sé que podía pasarme horas entre lápices, libretas y colores. Y que allí, mi imaginación volaba. Igual que el tiempo, que se esfumaba mientras plasmaba historias, dando vida a personajes y materializando mi modo de ver el mundo. 

No pensaba que dedicarme a mi pasión fuera posible y por aquel entonces aquello formaba parte de mis ratos libres. Siempre fui muy responsable, así que aprendí rápido a organizarme bien las tareas y planificarme eficazmente para luego tener tiempo para dibujar.

Cuando tuve edad, me mudé a Barcelona para estudiar Arte y Diseño y especializarme en Ilustración. Allí viví miles de experiencias, aprendí mucho y conocí gente maravillosa. 

Todos esos años alterné mis estudios con trabajos que poco tenían que ver con el mundo de la ilustración. Aun así, me hicieron crecer como persona, aprender, mejorar y valorar las cosas quiero en mi vida.  

Las casualidades y los giros inesperados me llevaron a vivir un tiempo en Navarra y allí volví a conectar con el verde y la naturaleza. Tras ese tiempo comprendí que la ciudad ya no era para mí y que necesitaba vivir a otro ritmo.

Ahora, en Cardedeu, con menos ruido y más luz, dedico mi tiempo a crear. Rodeada de inspiración y la motivación propia de dedicarme a lo que más me apasiona, estoy volcada de lleno en mi proyecto Pipas de Girasol.

¿Por qué Pipas de Girasol? 

Pipas de Girasol surge de la necesidad de ponerle nombre a mi mundo. Las pipas son la semilla del Girasol, una flor que siempre ha sido un símbolo de buena suerte para mí. Su aire veraniego y sus colores me transmiten una felicidad cercana a la que siento cuando dibujo.

El girasol es un símbolo del sol, representa además amor, admiración, felicidad, vitalidad, positivismo y energía. Atributos que quiero reflejar en mis ilustraciones y transmitir con mi marca. 

Es una flor campestre muy presente en mi vida, es fácil encontrar campos de girasoles en la zona en la que vivo. Y naturaleza y proximidad son otros factores importantes para mí.

Mi misión con Pipas de Girasol es ayudarte a encontrar la felicidad en las cosas más sencillas y cotidianas. Ilustro momentos y detalles de la vida y los plasmo en productos para el día a día.